La Realidad Virtual en las empresas



Desde el entrenamiento de médicos para realizar cirugías especializadas, pilotos practicando para la obtención de su licencia de vuelo, hasta un biólogo explorando vida animal desde su laboratorio, sin necesidad de estar físicamente presente o sufrir  algún riesgo, la realidad virtual está cambiando el mundo. Compañías de retail, aviación, laboratorios, entre otros han empezado a crear sistemas de software para cambiar la manera en la que los consumidores interactúan con sus productos.  


Empresarios y desarrolladores de Sillicon Valley, Shanghái y Tel Aviv, entre otros muchos, han puesto la mira en el futuro de la industria y cómo crear experiencias únicas para los usuarios sin que cuesten millones de dólares; a su vez, han invertido grandes cantidades de dinero en recursos para convertir la tecnología de realidad virtual, en algo que democratice la posibilidad de recorrer la tierra o de transportarse a otros mundos.

La realidad virtual (VR) está viviendo un crecimiento exponencial debido a que los costos de los visores que se emplean para utilizar las plataformas han bajado su costo, lo que potencia ventas y abre aún más las oportunidades para que las empresas le saquen provecho a esta tecnología. La VR lleva la mente del usuario a otro lugar virtualmente, sin tener que dejar el lugar donde se encuentra en ese momento, lo cual, por supuesto abre posibilidades para personas que no se pueden mover de un espacio determinado; por ejemplo, hoy, una persona con parálisis corporal, podría explorar el mundo y hasta la Vía Láctea mediante VR.

Mucho más allá de únicamente concentrarse en juegos, ver películas, videos, o transportarse a una realidad alternativa por mero entretenimiento con solo ponerse un visor de realidad virtual, esta tecnología puede simular prácticamente cualquier tipo de proceso que se lleve a cabo en la realidad, ya sea una operación quirúrgica, un diagnóstico de algún tipo de enfermedad, la compra/venta de acciones en la Bolsa de Valores, la experiencia en una cabina business class de una aerolínea, entre muchos otros.

La realidad virtual, por su funcionalidad, se puede dividir en: la utilizable en capacitación, y la de aplicaciones prácticas; en este sentido, la parte de capacitación con VR ofrece al usuario adentrarse en cualquier situación de entrenamiento que sea posible replicar por medio de sistemas de computación, estos sistemas vuelven al visor un portal para transportarse a otra realidad y aprender lo que sea necesario. Es así que utilizando un visor VR con ambientes hiperrealistas y unos audífonos, es posible involucrar vista y oído para envolver -por ejemplo- a un astronauta o a un piloto de la Fórmula 1 en una experiencia de entrenamiento con un bajo costo, comparado con los millones de dólares que antes implicaba. El futuro de la medicina no se puede concebir sin pensar en las implicaciones que la realidad virtual de capacitación está teniendo.

Ejemplo de aplicaciones prácticas, puede ser el caso de inmobiliarias que también han incursionado con procesos de realidad virtual dejando atrás las clásicas maquetas, para ahora transformar la experiencia en visitas virtuales donde se logra sentir el entorno, dimensiones y texturas.

Todas estas virtudes de la realidad virtual evidencian un gran cambio para la innovación de las empresas, sin embargo, también tienen algunos contras, quizá los más importantes son que todavía no es una tecnología para todos y, que aunque hayan bajado los costos, sigue siendo difícil tener un visor y/o suficientes expertos en estos desarrollos. Por otro lado, el problema a nivel social pudiera ser que la realidad virtual lleva al límite el que las personas hagan uso de estas herramientas de manera solitaria, lo cual las aísla del entorno real de una manera muy evidente en esta era digital.

Comentarios

Entradas populares